In Devocionales en el Espíritu

 

“Pero yo he orado por ti, para que no falle tu fe. Y tú, cuando te
hayas vuelto a mí, fortalece a tus hermanos.” 
(Lucas 22:32 NVI)

Cuando Jesús dice a Pedro que ha orado por él, él explica que esta oración específica fue porque“Satanás ha pedido zarandearlos a ustedes como si fueran trigo.”(Lucas 22:31 NVI).

Ahora, para mí, le pregunto con suplica: ¿Señor, tienes que decir “sí”?

Puede haber días en los que te preguntes si Dios está dejando que Satanás te zarandee. Pero, si eso es verdad, podemos elegir creer que Dios todavía está en control y que su presencia dentro de nosotros es mayor que el que está en el mundo (1 Juan 4:4).

Una sacudida da gloria a Dios, como cuando Job oraba a su creador, incluso cuando todo parecía perdido e incluso su esposa le estaba diciendo que renunciara a Dios.

Una sacudida también prueba tus debilidades, dejando al descubierto en donde estás aun pensando “Yo puedo”. Una rápida estrujada te empujará a “Yo no puedo, pero Dios sí puede.”

Permitiendo que seas sacudido, Dios está lijando toda la distracción y las cosas que pueden obstaculizar el cumplimiento de su propósito.

La forma en que Jesús dice a Pedro acerca del sacudón siempre ha tenido un significado especial para mí. Jesús no se limitó a decir: “¡Prepárate para un torbellino de dolor! Sé que me van a defraudar. “

En cambio, Jesús apunta al futuro: Pedro sobreviviría al estrujón. Él volvería humillado, pero más fuerte, con el propósito de fortalecer a sus hermanos. En cierto sentido, “Cuando vuelves de tu vuelta atrás, serás un siervo que lideras.”
Jon Walker es el editor general de los Devocionales deEsperanza Diaria del Pastor Rick Warren. Este devocional © 2012 por Rick Warren. Usado con permiso www.RecursosdeSaddleback.com

Leave a Reply

%d bloggers like this: