Ábreme la mente Padre

1° de agosto de 2011 – 3:00 a.m.

Clínica, hab 842, en el medio de la oscuridad comencé a escribir para no molestar a mi mami. Fue una sensación increíble escribir sin poder ver nada… a tientas… después prendí la luz y vi que lo que había escrito se podía entender perfectamente… seguí escribiendo después con la luz prendida…

 

Ábreme la mente, Padre

 

Ábreme la mente, Padre,

para poder entender

todo aquello que Tú quieres

así darme a conocer.

Para Ti no hay “imposible”,

Tú eres, fuiste, y Tú serás,

Tu poder es invencible,

Por siempre perdurarás.

Tú mi roca , y mi refugio,

mi escudo y mi protección,

mi apoyo y mi fortaleza,

mi aliento y mi salvación.

La luz del mundo Tú eres,

iluminas sin cesar,

este mundo de tinieblas,

de inquietud y de pesar.

Y así, cuando nos perdemos,

y reina la oscuridad,

vemos la luz del camino,

y logramos regresar.

Leyendo filosofía,

me sorprende el percibir,

que hay algunos que cuestionan

que Tú puedas existir.

He sentido Tu energía…

¿Cómo dudar Tu existencia?

Tu Espíritu aquí en la tierra

evidencia Tu presencia.

Alivias nuestras heridas

como un bálsamo infinito…

nos cuidas y nos proteges

y sacias nuestro apetito.

Pero, ¿cómo transmitir

lo sensible de un poema,

o el aroma de las rosas

a quien no logra sentir?

¿Cómo hacer que ellos perciban

la inmensidad de Tu amor,

si no miran las estrellas

ni perciben su fulgor?

Solo por fe en Ti creemos…

No hay ciencia alguna que valga.

Es un regalo, una gracia,

una inspiración del alma.

Irradia Tu luz, Señor,

llena nuestro corazón,

que no quede duda alguna,

abarca cada rincón.

Que aquellos que no ven, vean!

Que aquellos que no oyen, oigan!

Que no haga falta que toquen…

Que aquellos que duden, crean!

Durante todo el mes de agosto, me he sentido inspirada y hasta hoy, 31 de agosto, he escrito 40 poemas que espero publicar en un futuro próximo.

Sin Comentarios

Deje su comentario





%d bloggers like this: