In Devocionales en el Espíritu

 

“Todos los creyentes estaban juntos y tenían todo en común:
vendían sus propiedades y posesiones, y compartían sus bienes
entre sí según la necesidad de cada uno.” 
(Hechos 2:44-45 NVI)
Nadie sacrificó tanto como los apóstoles. Hechos 2:44-45 dice: “Todos los creyentes estaban juntos y tenían todo en común: vendían sus propiedades y posesiones, y compartían sus bienes entre si según la necesidad de cada uno.” (NVI) La iglesia primitiva no se limitó a dar su dinero. Fueron muy generosos con todo lo que tenían. Se podría decir que eran radicalmente generosos.

¿Qué pasaría a través de nuestras comunidades o familiares, si fuéramos igual de radicalmente generosos? La Biblia dice que somos administradores o gerentes de todo lo que Dios nos ha dado. Somos responsables de utilizar nuestros recursos de una manera que afecte a sus Hijos.

Dios te ha dado recursos en este mundo, no sólo para tu propio beneficio, sino para hacer una diferencia en el mundo que te rodea. Dios nunca nos bendice solamente para disfrutar lo que tenemos. Él nos bendice para que podamos bendecir a otros.

Rick Warren es el pastor fundador de la Iglesia de Saddleback en Lake Forest, California. Y es el autor de Una Vida con Propósito, el libro más vendido según el New York Times. Este devocional © 2012 por Rick Warren. Usado con permiso www.RecursosdeSaddleback.com

Leave a Reply

%d bloggers like this: