In Devocionales en el Espíritu

Porque no sabia que no lo era. Nací en un hogar con fuertes raíces religiosas dentro de lo que todos llamamos ‘Cristianismo’, el común denominador en la cultura latinoamericana. Pero no era Cristiano. No era hijo de Dios. Seguramente alguien en mi familia lo era, pero eso no me hacia pariente de Dios. No porque mi Mamá fuera Hija de Dios, me hacia a mi su hijo también. O Nieto. La verdad, es que Dios solo tiene Hijos y no nacen…se hacen.

«Pero a todos los que la recibieron,

a los que creen en su nombre,

les dio la potestad de ser hechos hijos de Dios;

los cuales no son engendrados de sangre,

ni de voluntad de carne,

ni de voluntad de varón,

sino de Dios»

(Evangelio según San Juan cap.1 vv.12-13 RVC)

 

No creo que tenga que explicar más. Pero si me queda preguntarte; ¿Por qué lo eres tu? Mira que no hay otro motivo.

Leave a Reply

%d bloggers like this: