In Amor

¿Por qué habría de negarte

si me lo has dado todo?

Sólo debería adorarte

y Tú me muestras el modo

 

Enseñas, tienes paciencia,

cobijas y das abrigo

Me sanas Tú mis heridas

y escuchas cuanto Te digo

 

Llenas de amor mi existencia

Me das paz en la tormenta

y sólo pierdes la calma

ante humillación y afrenta

 

Sólo has brindado Tu amor,

Tu inspiración y Tu Luz,

mas terminaste Tu vida

crucificado en la cruz

 

Como un humano inocente

Te encontraste con la muerte

cuando solo un pensamiento

habría cambiado Tu suerte

 

Mas aún siendo Hijo de Dios

Tú conocías Tu misión

y la aceptaste gustoso

para darnos la lección

 

Una lección de humildad

Una lección de pureza

Una lección de verdad

de amor y de fortaleza

 

¿Cómo habría yo procedido

si San Pedro hubiera sido?

¿Te habría negado tres veces

o a Ti Te habría defendido?

 

Señor, quítame los miedos

Desintegra mi temor

y permíteme ser Tuya

y seguirte  con candor

 

__________________

Lexington

12 de agosto de 2012

10:00 a.m.

Leave a Reply

%d bloggers like this: