Piel de cocodrilo I

Hay quienes en esta vida
han tenido que sufrir
unas heridas profundas
que han marcado su existir.

Con cada herida profunda
queda una gran cicatriz.
La marca del dolor deja
una huella en el tapiz.

Y así, mientras más heridas,
más dura la piel se pone,
hasta que llega el momento
cuando quien sufre se impone.

“¡Basta ya de sufrimientos,
basta de tanta injusticia
pues me llegó a mí la hora
de demostrar mi experticia”.

Están listos y dispuestos
a enfrentarse a todo el mundo,
pues ya no hay nada que logre
tocar su alma en lo profundo.

Tienen piel de cocodrilo,
no sienten ya ni el acero,
ya nunca estarán en vilo,
disfrutarán por entero.

Ellos seguirán su rumbo
ya no importa lo que pase,
ya no hay nada que los hiera
ni nada que los traspase.

¿Cocodrilo, cómo vuelves
tú a ser parte de este mundo
si no hay nada que te alcance
allá en tu ser más profundo?

Sólo el amor es capaz,
Aunque a muchos les asombre,
De lograr que se transforme
Ese cocodrilo en hombre.

Autor

Abogada, Nacida en Caracas, Venezuela. Fundadora de Espíritu en Movimiento

Sin Comentarios

Deje su comentario





%d bloggers like this: