In Devocionales en el Espíritu

No puedo evitar hablar; debo expresar mi angustia.” (Job 7:11 NTV)

Dios puede manejar tus emociones – después de todo, ¡Él te las dio! Él puede manejar tu enojo, duda, miedo, preguntas, aflicción, e incluso tus quejas. Se honesto; díselo a Dios.  Quítate eso de tus hombros. ¡Confiésalo! Dile a Dios exactamente como te sientes: “¡Dios, me duele!” Esto es exactamente lo que hizo Job.

Job fue brutalmente honesto con Dios: “No puedo evitar hablar; debo expresar mi angustia.”  (Job 7:11 NTV). En los siguientes versículos Él continua diciendo: “

¿Soy yo un monstruo marino o un dragón para que me pongas bajo custodia? Pienso: “Mi cama me dará consuelo, y el sueño aliviará mi sufrimiento”; pero entonces me destrozas con sueños y me aterras con visiones. Preferiría ser estrangulado; mejor morir que sufrir así. Odio mi vida y no quiero seguir viviendo.

Oh, déjame en paz durante los pocos días que me quedan. » ¿Qué son los seres humanos para que nos des tanta importancia, para que pienses tanto en nosotros?

Pues nos examinas cada mañana y nos pruebas a cada momento. ¿Por qué no me dejas en paz?, ¡al menos el tiempo suficiente para poder tragar! Si he pecado, ¿qué te he hecho, oh, vigilante de toda la humanidad? ¿Por qué me haces tu blanco? ¿Acaso te soy una carga? (Job 7:12-20)

Si fueras Dios, ¿cómo hubieras reaccionado con esto? ¿Borrarías a Job con un rayo? ¿Eso fue lo que hizo Dios? ¡No! ¿Sabes porque Dios no lo desapareció? Porque Dios entendió a Job. Dios también te entiende a ti, y Él entiende tu dolor. Cuando dices, “Dios, no me gusta esto. ¡Duele!” Dios no se va a sorprender. ¿Quién crees que creó esas emociones? ¿Quién crees que te dio la capacidad de enojarte y expresar esos sentimientos? Dios. Dios no se sorprende de tu estado emocional.

Dios dejó que Job se desahogara.  Eso fue una liberación, un tipo de limpieza para que Job pudiera estar limpio y ser sanado.

La respuesta adecuada a las tragedias inexplicables  no es “sonríe y sopórtalo”, sino honestamente contarle a Dios tu lucha con Él. Lamentaciones 2:19dice, “Levántense durante la noche y clamen. Desahoguen el corazón como agua delante del Señor.”

Job cuestionó las acciones de Dios, pero él nunca dejó de confiar en Él. ¿Sabías que confiar a Dios tus sentimientos es un acto de adoración?  Job se levantó y rasgó su vestido en señal de dolor; después se rasuró la cabeza y se postró en el suelo para adorar.” (Job 1:20 NTV).

Descarga todas tus emociones. Libera tus frustraciones. ¡Dios puede manejarlas!

 

Rick Warren es el pastor fundador de la Iglesia de Saddleback en Lake Forest, California. Y es el autor de Una Vida con Propósito, el libro más vendido según el New York Times. Este devocional © 2012 por Rick Warren. Usado con permiso www.RecursosdeSaddleback.com

Leave a Reply

%d bloggers like this: