In Devocionales en el Espíritu

 

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿de quién podré tener miedo? 
El Señor defiende mi vida, ¿a quién habré de temer?” (Salmo 27:1 DHH)

El miedo al rechazo está basado en dos cosas. Primero, todos necesitamos ser amados — eso es un hecho. Todos necesitamos desesperadamente dosis de amor en nuestra vida para ser personas sanas. Dios dice, “Yo quiero amarte.” Dios es amor, y Él sabe que necesitas ser amado.

Pero, en segundo lugar, desarrollamos la falsa idea que nuestra necesidad de ser amados depende solamente de una persona o de un grupo de personas. Cuando dependes de alguien más para satisfacer el 100 por ciento de tus necesidades de amor, estás en problemas. Te estás preparando para herirte y estás abriendo la puerta para el temor al rechazo. No encontrarás a nadie, él o ella, nadie diferente a Dios para satisfacer tus necesidades de amor. No hay ningún ser humano vivo que pueda amarte tanto y tan completamente como necesitas ser amado, y nunca lo habrá. Sólo Dios puede hacer eso.

Así que el primer paso para superar el miedo al rechazo es poner a Dios en primer lugar porque es el único que en última instancia, puede satisfacer todas tus necesidades.

¿Alguna vez Dios nos ha amado a través de otras personas? Claro que sí. ¿Dios quiere que amemos a otros? Si. ¿Quiere Él usarnos como canales de amor? Absolutamente.

Pero, tú nunca tendrás satisfechas todas tus necesidades de amor por ninguna persona o grupo de personas. Dios nunca lo quiso de esa manera.

Ellos simplemente no tienen suficiente amor. El amor humano es limitado, el amor de Dios es ilimitado e incondicional. No importa que tan profunda sea tu necesidad, Él puede llenarla.

Rick Warren es el pastor fundador de la Iglesia de Saddleback en Lake Forest, California. Y es el autor de Una Vida con Propósito, el libro más vendido según el New York Times. Este devocional © 2012 por Rick Warren. Usado con permiso www.RecursosdeSaddleback.com

Leave a Reply

%d bloggers like this: