In Amor

 

Se dice que es muy difícil
conseguir un buen amigo.
Si con uno te bendicen,
llévalo siempre contigo.

Es como hallar un tesoro.
sin mapa y sin herramienta.
Es como hallar lo que buscas,
con una venda y a tientas.

Como encontrar en la arena
un anillo que has perdido…
Como encontrar en el mar
algo que ya se había hundido.

Hay muchos que creen tener
muchos amigos sinceros,
mas se llevan la sorpresa
de que no son verdaderos.

Porque cuando te hacen falta,
o cuando estás decaído,
te abandonan y te olvidan
como a un animal herido.

Para ser un buen amigo,
tenemos que conocer
las expresiones, los gestos,
el silencio, el mero ser.

Estar dispuestos a dar,
sin recibir nada a cambio,
estar dispuestos a estar,
aunque no haya un intercambio.

Tener al otro presente,
si hay una oportunidad,
y defenderlo de quienes
le tienen enemistad.

Pues así como Quevedo
fue para Lope de Vega,
así puede bendecir
un buen amigo que llega.

Padre, bendice a mis hijos
con una bella amistad.
Una para cada uno,
que dure una eternidad.

Porque un amigo sincero
es una gran bendición,
una ilusión, una fuerza,
que nos llena el corazón.

 

Leave a Reply

%d bloggers like this: