In Devocionales en el Espíritu

 

No digan malas palabras, sino sólo palabras buenas que edifiquen la
comunidad y traigan beneficios a quienes las escuchen.
 (Efesios 4:29 DHH)

El corregir a otra persona de una manera amorosa tiene mucho poder; hecho de la manera correcta, es edificante. La diferencia entre la forma correcta e incorrecta  es tu actitud.

Si lo único que estás haciendo es señalar las fallas, entonces detente. El objetivo debe ser el corregir, no el condenar. Necesitas preguntarte, “¿Cuál es mi motivación en todo esto? ¿Le estoy corrigiendo para mi beneficio o para su beneficio? ”

En muchas  ocasiones queremos corregir a las personas sólo porque están siendo tontos y nos están molestando. Pensamos: “Si  dejaran de ser tan tontos, mi vida sería más fácil.”

Ese es el motivo incorrecto.

Al contrario, sigue Efesios 4:15, que dice que hablemos la verdad con amor. La clave para corregir adecuadamente es: afirmar a la persona, y luego corregir el comportamiento.

Rick Warren es el pastor fundador de la Iglesia de Saddleback en Lake Forest, California. Y es el autor de Una Vida con Propósito, el libro más vendido según el New York Times. Este devocional © 2012 por Rick Warren. Usado con permiso www.RecursosdeSaddleback.com

Leave a Reply

%d bloggers like this: