In Devocionales en el Espíritu

 

“¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo!
Tu fino trabajo es maravilloso, lo sé muy bien.” 
(Salmos 139:14 NTV)

Cuando las personas están lastimadas, necesitan una verdad simple, no una verdad simplista. No es suficiente decirle a alguien que ore, lea la Biblia, o vaya a la iglesia. Tú tienes que ayudarles a saber cómo hacer cambios en sus vidas.

Y no podemos hacer cambios en nuestras vidas hasta que comprendamos nuestra identidad. No puedes ser todo lo que Dios ha creado que seas, hasta que adoptes tu identidad – la persona única y defectuosa que Dios hizo, fue intencionalmente hecha para un propósito.

Eres maravillosamente complejo (Salmo 139:14). Para cumplir el propósito de Dios para ti, tienes que observar todas las dimensiones de tu vida y entender cinco factores que influyen en tu identidad. Todos hemos tenido diferentes padres, dolores, problemas y potenciales, pero todos nosotros, algún día tendremos que rendir cuentas por lo que hicimos con estas condiciones.

Es como un juego de cinco cartas: no mezclas tus cartas. No puedes elegir tus cartas. Tienes que jugar la mano que te repartieron.

El primer factor que te hace quien eres, es tu química. Está en tu ADN, los genes, las hormonas, tu composición química. Algunos de ustedes han nacido con hipersensibilidad, mientras que otros tienen una tolerancia muy alta al dolor. Algunos de ustedes tienen un bajo nivel de energía, mientras que otros son hiperactivos. Algunos de ustedes son propensos a dolores, debilidad de la vista, o huesos frágiles. Algunos de ustedes tienen bajos niveles de oxitocina, una hormona que afecta la forma en que nos relacionamos con otras personas.

Ningún defecto  es pecado o vergonzoso – ¡es la forma en como Dios te hizo! He comprado pantalones con defectos, y una vez los pantalones venían con una etiqueta que decía: “Estos pantalones tienen defectos intencionales, con el fin de que sean únicos.” Tus “genes” son así: tienes defectos que te hacen único. Esos defectos son parte de tu diseño personalizado, y Dios los planeó para su propósito y gloria.

Nunca serás capaz de hacer un cambio en tu vida o cumplir el propósito de Dios para tu vida, hasta que entiendas que eres maravillosamente complejo y únicamente defectuoso para la gloria de Dios. La pregunta, entonces, es la siguiente: ¿Qué vas a hacer con las cartas que te repartieron?

Rick Warren es el pastor fundador de la Iglesia de Saddleback en Lake Forest, California. Y es el autor de Una Vida con Propósito, el libro más vendido según el New York Times. Este devocional © 2012 por Rick Warren. Usado con permiso www.RecursosdeSaddleback.com

Leave a Reply

%d bloggers like this: