In Verdad

Cuán difícil es poner
en práctica la teoría,
cuán difícil es estar
todo el tiempo en sintonía.

Cuando por fin lo logramos
sentimos la perfección
y se llena nuestra alma
de inmensa satisfacción.

Así nos sentimos plenos
de una dicha sin igual.
no necesitamos nada…
ni lo más elemental.

Pues la música resuena
En todo nuestro interior
Cuando estamos conectados
Al Ser que es tan superior.

Nuestro espíritu feliz
resiente la eternidad,
se regocija en silencio
del amor y la verdad.

Quisiera permanecer
por siempre en ese canal
y no regresar al mundo
por donde deambula el mal.

Mas lo cierto es que aquí estamos…
no sabemos la razón,
metidos en este cuerpo
tan lleno de imperfección.

Y tal vez aquí estaremos,
aprendiendo la lección,
hasta que seamos capaces
de vencer la tentación.

Más fácil será lograrlo
si al Señor nos aferramos,
si le seguimos sus pasos,
si con ardor le rogamos.

Si vivimos cada día
empeñados en lograr
sembrar todo en tierra fértil
para que pueda brotar.

Teniendo cerca de otros seres
que sepan sintonizar…
si perdemos la frecuencia
ellos pueden ayudar.

Con su aliento y la palabra,
con su apoyo y su oración,
con su presencia y su calma
con su amor y su ilusión.

Y habrá un momento en que nadie
podrá cambiar el canal
no podrá cortarse el flujo
cuando llegue así el final.

El final que es un comienzo,
donde todo hace sentido
cuando por fin entendemos
aquello que hemos vivido.

Leave a Reply

%d bloggers like this: