In Devocionales en el Espíritu

 

«Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;

Porque de él mana la vida.» (PROVERBIOS 4:23 RVR60)

Mucho antes de que la psicología existiera, Dios había dicho que lo gestas en tu corazón y cosechas en tus mente determina tus sentimientos y que tus sentimientos determinan tus acciones.

Nuestros corazones y nuestra mente son una creación maravillosa. Tomarían un espacio de una computadora del tamaño del pentágono, solo para poder guardar las funciones básicas de tu cerebro. Tu cerebro tiene alrededor de 100 billones de células nerviosas. Cada célula esta conectada con 1000 neuronas más.

Pero el punto de este devocional es lo sale de tu boca. Constantemente estas hablándote a ti mismo – todo el tiempo. ¡Ahora mismo, estás hablándote a ti mismo! Las investigaciones indican que la mayoría de las personas hablan de 150 a 200 palabras por minuto, pero el diálogo interno que llevan dentro (hablar con uno mismo) es de unas 1300 palabras por minuto.

El problema es, que en ese momento que nos hablamos a nosotros mismos-muchas personas son como Job. En Job 9:20, él dice Aun siendo inocente,  me condenará mi boca; aun siendo íntegro, resultaré culpable.” (NVI). Si eres alguien normal, eres tu peor crítico. ¿Cierto? Siempre estás tratando de criticarte. Puedes entrar en una habitación sonriendo, pero dentro de ti estás diciendo, “estoy gorda. Soy una tonta. Soy feo. Siempre llego tarde.” Casi siempre es inconscientemente.

Dios quiere que dejes de hacerte esto. Cuando haces esto, ¿a quien realmente le estás haciendo el daño? Realmente tú estás refiriéndote a tu Creador, quien te hizo. Cuando dices, “Dios soy lo peor. No soy bueno. No puedo hacer nada.” Realmente estás diciendo “Dios, fallaste conmigo.” Es por eso que Dios te dice que está mal que tu mismo te condenes.”

¿Cómo se elimina el diálogo interno negativo, para poder ser una persona más segura? Es el principio de sustitución: Piensen en todo lo que es verdadero, en todo lo que merece respeto, en todo lo que es justo y bueno; piensen en todo lo que se reconoce como una virtud, y en todo lo que es agradable y merece ser alabado.”  (Filipenses 4:8 TLA).

Concéntrate en lo que quieres ser, en lo que Dios quiere hacer en tu vida. No conozco mejor antídoto para la autoestima baja que leer la Palabra de Dios, todos los días. Estudiarla, memorizarla, meditarla, y aprenderla en tu vida. No puedo decirte algo mejor que te ayudará a elevar el nivel de confianza, que comenzar a creer lo que Dios dice acerca de ti.

Adaptado de los devocionales del pastor Rick Warren devocional © 2012. Usado con permiso www.RecursosdeSaddleback.com

Leave a Reply

%d bloggers like this: