¡Deja de Tratar de Complacer a Todos!

 

Temer a la gente es una trampa peligrosa.” (Proverbios 29:25a NTV)

Perdemos mucho tiempo y energía tratando de averiguar lo que otros quieren que seamos y luego tratar de llegar a ser eso, en lugar de ser lo que Dios nos hizo ser.

Eso es peligroso, porque cuando estás preocupado acerca de lo que otros piensan todo el tiempo, puedes ceder a la crítica. No siempre haces lo correcto. Haces lo que todo el mundo quiere que hagas. Y probablemente te pierdas lo mejor de Dios para tu vida porque no puedes parar y pensar sobre lo que Dios quiere que tú hagas.

Hecho # 1: No se puede complacer a todo el mundo. Ni siquiera Dios puede complacer a todos. Una persona ora para que llueva y otro ora para que sea soleado. ¿A quién le va a contestar Dios? Sólo un tonto trataría de hacer lo que ni siquiera Dios puede hacer.

Hecho # 2: No es necesario complacer a todo el mundo. Hay un mito que dice que debes ser amado y aprobado por todo el mundo con el fin de ser feliz. Eso no es cierto. Tú no tienes que complacer a todos con el fin de ser feliz en la vida.

Hecho # 3: El rechazo no arruinará tu vida. Duele, claro. No es divertido. Es incómodo. Pero el rechazo no arruinará tu vida a menos que se lo permitas.

Deja de tratar de complacer a todo el mundo. Recuerda que nadie puede hacerte sentir inferior a menos que tu le des permiso a él o a ella. “Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros?” (Romanos 8:31 LBLA) Si Dios te quiere, ¿a quién le importa que no todo el mundo apruebe todo lo que haces?

No hay nada que puedas hacer que Dios te ame menos. No hay nada que puedas hacer que Dios te ame más. Él te ama completamente en estos momentos, tal y como eres.

Rick Warren es el pastor fundador de la Iglesia de Saddleback en Lake Forest, California. Y es el autor de Una Vida con Propósito, el libro más vendido según el New York Times. Este devocional © 2012 por Rick Warren. Usado con permiso www.RecursosdeSaddleback.com

Autor

Cristiano por convicción propia desde temprana edad. Un hombre como todos los demás, con errores y fortalezas, pero siempre en la búsqueda de Dios. Henri Forcella Quint @HNRPicci

Sin Comentarios

Deje su comentario





%d bloggers like this: