In Luz

Hay momentos en la vida
cuando hemos de decidir
qué camino, qué sendero
es que vamos a seguir.

Como un tronco que se abre
en dos gigantescas ramas,
así encontramos de pronto
bifurcaciones y tramas.

Quién pudiera transitar
Ambos caminos primero
Y así poder resolver,
Conociendo ya el sendero.

Sabiendo qué nos espera
al final de cada uno,
y habiendo ya vislumbrado
que no habrá peligro alguno.

Es allí donde debemos
pararnos a descansar,
reponernos, refrescarnos,
y tan solo meditar.

Leave a Reply

%d bloggers like this: