In Luz

Cuando se apague la luz
y reine la oscuridad,
saber que Tú estás presente
nos dará seguridad.

Cuando las sombras del mundo
estremezcan nuestras vidas,
al ver que Tú estás presente
correrán despavoridas.

Cuando el mal y la miseria
piensen que van a triunfar,
al percibir Tu presencia
tendrán ganas de escapar.

Cuando el llanto se desborde,
por congoja y por tristeza,
el aroma de Tu esencia
devolverá la entereza.

Cuando el espíritu herido
se rinda a la tentación,
con la sangre de Tu Hijo
sanarás Tú el corazón.

Y cuando la muerte aceche,
como un animal salvaje,
Tú harás que reine la calma,
evitando así el chantaje.

Porque incluso cuando estamos
perdidos y desolados,
Tu Espíritu está presente,
paso a paso, a nuestro lado.

Pues el Espíritu está
todo el tiempo en movimiento,
oyendo las oraciones
que le llegan con el viento.

Leave a Reply

%d bloggers like this: