In Devocionales en el Espíritu

 

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente
y con todas tus fuerzas.” El segundo es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.”
No hay otro mandamiento más importante que éstos.” 
(Marcos 12:30-31 NVI)

En el estudio pasado hablamos sobre el primero de los cinco factores que influyen en tu identidad. Todos hemos sido hechos maravillosamente complejos y llenos de defectos, pero hasta que no aceptemos lo que somos – incluyendo nuestros defectos – no podemos hacer los cambios en nuestras vidas que traerán consigo una verdadera transformación.

El segundo factor que influye en tu identidad son tus conexiones. Tus conexiones le dan a tu vida propósito, significado e identidad. Si creciste en medio de relaciones disfuncionales, cuestionarás tu propósito y lucharás con tu identidad.

Jesús dijo que la cosa más importante que debemos hacer es amar a Dios y amar a los demás (Marcos 12:30-31). La vida no se trata de tus logros o adquisiciones, tu popularidad y prestigio. Se trata de que tan bien puedes amar.

Hay tres problemas que nos impiden amar plenamente como Dios manda:

  1. Todos somos imperfectos. No hay relaciones perfectas, porque no hay gente perfecta.
  2. El pecado nos desconecta. Adán y Eva tuvieron la primera relación rota y se desconectaron a sí mismos el uno del otro y de Dios. Desde entonces nos hemos estado excusando así mismos y acusando a la gente que amamos.
  3. Entre más desconectados estemos, más temerosos nos volvemos. Anhelamos la intimidad, pero tememos la vulnerabilidad. Ansiamos aceptación, pero tememos el rechazo.

Eres un producto de tus relaciones. Estudio tras estudio muestra que nuestra identidad está determinada en gran medida por lo que pensamos que las personas más importantes en nuestras vidas piensan de nosotros. Es por eso que debes asegurarte que Jesús es la persona más importante en tu vida, porque Él te ama incondicionalmente.

Todos tenemos diferentes conexiones: algunas saludables, algunas rotas, algunas inexistentes. Es importante tener conexiones saludables, ya que juegan un papel muy importante en la determinación de tu identidad. Las personas que tienen  relaciones saludables no se tienen que preguntar: “¿Importa mi vida?”

Puede que no hayas tenido un decir en la mano que se te dio en la vida. Pero Dios envió a su Hijo como salvador para transformar tus cartas en una mano ganadora. No importa que conexiones hayas hecho  en la vida – ya sean buenas o malas, se te hace responsable por lo que hagas con tus conexiones en la actualidad.

¿Vas a dejar que Dios afecte tus conexiones? ¿Vas a confiar en Él para tu futuro, a pesar de un pasado difícil? ¿Vas a nutrir, proteger y desarrollar relaciones a fin de que Dios sea glorificado plenamente en tu vida?

Decídete hoy a construir relaciones saludables y no dañinas con la ayuda de Dios.

Rick Warren es el pastor fundador de la Iglesia de Saddleback en Lake Forest, California. Y es el autor de Una Vida con Propósito, el libro más vendido según el New York Times. Este devocional © 2012 por Rick Warren. Usado con permiso www.RecursosdeSaddleback.com

Leave a Reply

%d bloggers like this: