In Amor, Noticias

El Día del Padre es un día conmemorativo en el cual se celebra al padre dentro de la familia, con la intención de honrar la paternidad y la influencia del hombre en la vida de sus hijos. La primera celebración del Día del Padre se llevó a cabo en Fairmont, Virginia Occidental el 5 de julio de 1908.

En la Biblia, El Señor nos muestra muchas veces el valor de la paternidad en el desarrollo de nuestra vida y hace énfasis en la importancia de amarlos y respetarlos. El mismo Dios, como nuestro padre celestial, es un ejemplo de amor, bondad, protección y bendición.

Un padre es alguien que te ama, sin que tu te lo merezcas, un padre es alguien que está dispuesto a todo por su hijo sin importar las consecuencias… Así es el amor de Dios como nuestro Padre. Su ternura es tan grande que aun cuando no hemos hecho nada para merecernos tanto amor, Él nos lo da. ¿Sabes por qué? Porque Él te deseaba, porque Él esperaba tu nacimiento, porque tú estabas en Sus planes y por ello Él te ama con un amor indescriptible y difícil de asimilar para la mente humana.

¡Qué mayor bendición que celebrar con nuestro Padre celestial!

Aquí les compartimos algunos versículos que Dios nos regala acerca de la paternidad. Esperamos que los disfruten:

(Deuteronomio 1:29-31) Entonces me dijo: tú temes, no, no tengáis miedo de ellos. El Señor, tu Dios, que va delante de vosotros, él peleará por vosotros, de acuerdo con todo lo que hizo por vosotros en Egipto delante de tus ojos, Y en el desierto, donde has visto que Jehová tu Dios te desnuda, como un hombre lleva su hijo, por todo el camino que habéis andado, hasta que habéis llegado a este lugar.

(Josué 1:9) ¿No te mandé? Esfuérzate y sé valiente, no temas ni desmayes, porque el SEÑOR tu Dios está contigo dondequiera que vayas.

(Salmo 103:13) Como el padre se compadece de los hijos, por lo que el Señor se compadece de los que le temen.

(Proverbios 3:11-12) Hijo mío, no menosprecies la corrección del Señor, ni te fatigues de su corrección: Porque el Señor al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.

(Proverbios 03:32) Porque el perverso es abominado de Jehová: Más su secreto es con los justos.

(Proverbios 17:25) Un hijo necio es tristeza de su padre, y amargura a la que le dio a luz.

(Proverbios 23:24) El padre de los justos se alegrarán, y el que engendra un hijo sabio se gozará con él.

(Efesios 6:4) Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos: sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

 ¡Bendiciones a todos los padres!

Leave a Reply

%d bloggers like this: