In Reflexiones

¡Cómo quisiera tener el don de ayudar a cargar las penas de otros…!.

He tenido mis propias penas y mis propios dolores…Tal vez la razón por la que pasamos por situaciones dolorosas es justo para que aprendamos sobre el dolor y podamos ayudar a otros…

Ayudar a cargar las penas de otro alivia al afligido y no representa un peso tan pesado para uno como las penas propias…

A veces parece imposible sentir lo que el otro siente…A veces ni siquiera entendemos el dolor…No podemos ni imaginárnoslo…Otras veces no logramos entender por qué un evento determinado causa tanto pesar…Lo importante no es entender…Lo importante no es que exista una razón…Lo único importante es estar ahí…Aunque sólo sea con el pensamiento…

En el silencio también puede aliviarse la carga…Una mirada…Una mano sobre el hombro…Una palabra…

Hay tanto dolor en el mundo…Aprendamos a aliviar ese dolor…Llenemos el mundo de amor…No se eliminará el dolor pero sí se suavizará…

Nueva York

10 de octubre de 2017

11:30 a.m.

Leave a Reply

%d bloggers like this: